Buscar

LÍNEA HIDRATANTE

La exposición excesiva al sol o a temperaturas bajas, el viento, y una predisposición genética, suelen ser las causas de que la piel se vuelva seca y áspera.
En estos casos, la piel no es capaz de retener el agua que se evapora de manera inusualmente rápida, provocando un cutis rugoso, al tacto y una piel que tienden a agrietarse y descamarse.

El hialurónico, componente principal de la capa intermedia de la piel, es una molécula capaz de absorber y retener grandes cantidades de agua. Con el paso del tiempo descienden su cantidad, siendo una de las principales causas de la pérdida de hidratación, elasticidad y firmeza, así como de la aparición de arrugas en la piel.

Elementos 1 de 2 de 2 totales

Elementos 1 de 2 de 2 totales
Comparar
Continuar comprando Comparar

se ha añadido a tu lista de deseos.

Continuar comprando Mis listas de deseos.