Buscar

MESOTERAPIA

 

Mesoterapia


Mesoterapia (facial y corporal)

El tratamiento de mesoterapia consiste en la inyección intradérmica de cantidades pequeñas de diferentes sustancias que varían dependiendo del problema que se desea tratar: lipolíticos, reafirmantes, revitalizantes, antiarrugas,…

 

Las inyecciones se pueden realizar básicamente de dos maneras:

  1. Manualmente
  2. Con aparatos de inyección asistida (pistolas)

 

El utilizar pistola a la hora de inyectar, aporta ventajas frente a la inyección manual, que depende de una buen técnica inyectiva:

  1. Estandariza el procedimiento, inyectando siempre

- la cantidad exacta (dosis uniforme)

- a la profundidad adecuada

- a la misma profundidad

  1.  Mejora el confort del paciente (reduciendo el dolor al ser un pinchazo rápido, breve y preciso) 

Esta técnica puede aplicarse tanto a nivel facial como corporal.

 

Ventajas

Una de las ventajas mayores que presenta la mesoterapia es que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo. No es necesario aplicar anestesia local ni mucho menos general, por lo que se reducen los riesgos. No es una técnica dolorosa, puesto que son muy superficiales y se inyecta muy poca medicación. Además tampoco requiere de largos tiempos de recuperación, ni de cuidados específicos post-tratamiento (a excepción de la utilización de barreras de protección aplicadas después del procedimiento para prevenir el riesgo de infecciones).

Se trata de un tratamiento localizado, es decir, aplicado específicamente en el lugar del problema. Se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo a excepción de los senos.

 

Indicaciones

La medicina estética es un campo de actuación muy difundido en el campo de la mesoterapia. En este campo, sus indicaciones y sus beneficios, quedan bien definidos. En este sentido, las patologías más frecuentemente tratadas por ser las más solicitadas al mismo tiempo son: acúmulos de grasa localizada (muslos internos, parte posterior de muslos, glúteos, caderas, abdomen, papada…), celulitis (paniculopatía edemato-fibro-esclerótica), mesoterapia facial (rejuvenecimiento facial), tratamiento contra la flacidez cutánea (mamas, glúteos, abdomen, muslos…), estrías, varículas

 

Riesgos

Los efectos secundarios que pueden aparecer son generalmente de tipo local y relacionados con la técnica de inyección y el activo administrado:

Dolor en el punto de inyección (estrechamente relacionado con el tipo de aguja empleado), edema local y eritema, pequeños hematomas en la zona de inyección, alergias, lesiones mecánicas (cortes producidos por las agujas debido a movimientos de los pacientes o a poca experiencia con la técnica, sobre todo cuando aplicamos la técnica de nappage).

Estos efectos secundarios suelen ser leve-moderados y de carácter transitorio, resolviéndose en 2-3 días.

Entre los efectos secundarios, destacar las infecciones cutáneas por micobacterias ambientales como uno de las más graves, aunque también raras, siempre que se apliquen unos principios de asepsia básica.

Después de una sesión de mesoterapia no es aconsejable acudir a lugares húmedos, exponerse de forma directa al sol o someterse a temperaturas extremas. Evite: saunas, gimnasios, playa, piscinas, ropa ajustada, depilación…

 

La técnica

Existen diferentes técnicas de inyección en mesoterapia: punto por punto, nappage, mesoterapia epidérmica, pápula intradérmica

El seleccionar una u otra técnica va en función de:

  1. Patología a tratar
  2. Objetivos
  3. Estado evolutivo de la propia patología
  4. Pericia profesional

A la hora de prevenir la aparición de efectos secundarios (principalmente infecciones) es importante definir un protocolo de aseptización de la piel (clorhexidina, cloruro de benzalconio, triclosan), tanto antes, durante como después del tratamiento, de protección de la piel tratada (utilizando filmes semioclusivos que se aplican en forma de spray formando una película protectora semipermeable) y recomendaciones básicas que el paciente debe cumplir.

 

En el caso de la celulitis, después de las inyecciones es recomendable realizar un masaje manual drenante para movilizar la grasa y así disolverla más rápidamente. Al finalizar cada sesión es importante beber mucha agua para que el cuerpo libere las toxinas que se desprenden con el tratamiento.

 

Número de sesiones necesarias

Obviamente depende de la patología a tratar. Para el caso particular de la celulitis, suelen ser necesarias 6 sesiones a intervalos mensuales, seguidas de 10 sesiones a intervalos de 15 días. Es recomendable realizar sesiones de mantenimiento (1 sesión mensual durante 1 año).

 

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su especialista. En caso de duda, su facultativo le proporcionará las aclaraciones oportunas

 

Fuente; www.ammia.org; www.mesoterapia.es, www.mesoterapias.net

 

 

Elementos 1 de 4 de 4 totales

Elementos 1 de 4 de 4 totales
Comparar
Continuar comprando Comparar

se ha añadido a tu lista de deseos.

Continuar comprando Mis listas de deseos.