,

FOTOTERAPIA CAPILAR . INNOVACIÓN CONTRA LA ALOPECIA

FOTOTERAPIA CAPILAR . INNOVACIÓN CONTRA LA ALOPECIA

Fototerapia Capilar

Los efectos terapéuticos de la luz son conocidos desde hace milenios. A partir del siglo XX, se empieza a conocer su mecanismo de acción y comienza a utilizarse en diversas patologías cutáneas como son la psoriasis, el vitíligo, el acné, la rosácea, la alopecia e incluso en lesiones precancerosas y algunos tipos de cáncer de piel.

¿Qué es la fototerapia?

La fototerapia consiste en la aplicación de luz de unas características determinadas en cuanto a intensidad y longitud de onda, para estimular la producción de energía de las células que componen el tejido que estemos tratando, en un proceso que llamamos fotobimodulación.

Mediante este proceso vamos a conseguir estimular y modular las funciones celulares de acuerdo con el efecto terapéutico que queramos lograr. Actualmente disponemos de amplia evidencia de la eficacia de la fototerapia y de sus efectos antinflamatorios, regenerativos, analgésicos, bactericidas, favorecedores de la cicatrización de heridas y de incremento de la circulación sanguínea.

Fototerapia en la alopecia

Paradójicamente, la aplicación de la fototerapia en el tratamiento capilar tiene sus inicios en la depilación láser, ya que cuando se aplicaba láser para dañar el folículo piloso en las técnicas de depilación, en algunos casos se obtenía un crecimiento del pelo alrededor del folículo tratado. Esto era debido a que donde se concentraba la máxima intensidad con el láser, la eliminación del pelo era efectiva, pero en la zona circundante donde la intensidad de la luz irradiada era menor, se producía un recrecimiento del vello al estimular el folículo piloso.

A partir de ese momento, se comenzaron a estudiar los efectos del láser de baja intensidad y la terapia led en el tratamiento de la alopecia androgenética, la alopecia areata y otros tipos como la alopecia inducida por quimioterapia.

En cuanto al mecanismo de acción de la fototerapia y su acción regenerativa del cabello, existen varias hipótesis. Por un lado, se cree que el aumento del número de folículos y el grosor de los mismos es debido a la mejora de la microcirculación del cuero cabelludo o a la reducción en el proceso inflamatorio que acompaña a la pérdida del cabello. Por otro lado, se piensa que su efectividad es causada por el aumento de la producción de energía por las células que forman el folículo. Sea como fuere y aunque no tengamos todos los datos en cuanto a su mecanismo, lo cierto es que la efectividad de la fototerapia en las alopecias no cicatriciales está más que validada.

El ciclo del cabello

Cada uno de los folículos pilosos que contiene el cabello, pasa por tres fases: anágena, catágena y telógena.

1- Fase anágena: es la fase de crecimiento del cabello. En este periodo el bulbo piloso está fuertemente adherido a la papila, que es de donde recibe el aporte sanguíneo y por tanto los nutrientes y el oxígeno esenciales para su viabilidad. Esta fase suele durar unos tres años y lo normal es que entre el 90-95% de los cabellos del cuero cabelludo se encuentren en este estadio.

2-Fase catágena o de regresión: el folículo comienza a despegarse de la papila dérmica con lo que se pierde el aporte sanguíneo y finaliza la formación de la fibra capilar. Alrededor del 1 al 2% de los pelos se encuentran en esta fase, que suele durar aproximadamente 2 semanas.

3-Fase telógena: es la última fase del ciclo, donde el bulbo se ha desprendido totalmente de la papila y los cabellos se van cayendo paulatinamente. Esta fase suele tener una duración de tres meses y aproximadamente entre un 5 y 10% de los cabellos se encuentran en ella.

Pasada esta fase el folículo es capaz de regenerar otro cabello, iniciándose otra vez la fase anágena.

Con respecto al ciclo del cabello es importante destacarque siempre y cuando el folículo sea viable con la fototerapia podemos estimular la reentrada del folículo piloso en fase anágena o fase de crecimiento, incrementar la proliferación celular en los folículos en dicha fase y prevenir la entrada prematura de los folículos en fase de regresión.

 

¿Qué es la alopecia?

La alopecia se define como la falta de crecimiento de un cabello que previamente existía, ocasionando la disminución de la densidad pilosa, lo que se traduce clínicamente en una disminución del número de cabellos por unidad de superficie. Por tanto, no hay que confundir la caída normal del cabello que puede ser de unas 100 unidades diarias, con la alopecia donde se aprecia una pérdida de la densidad de cabellos, ya sea en toda la superficie del cuero cabelludo o en alguna zona localizada.  Ante la duda es recomendable consultar con un dermatólogo que pueda confirmar la existencia de la alopecia y el tratamiento indicado en cada caso.

Tipos de alopecia

Clínica y evolutivamente podemos diferenciar dos grandes grupos de alopecia:

  • Alopecias cicatriciales: en este tipo de alopecias se produce una lesión permanente o irreversible del folículo piloso. Hay una sustitución del folículo piloso por tejido cicatricial, con lo que no va a ser posible revertir la situación y que el pelo vuelva a crecer.
  • Alopecias no cicatriciales:en este grupo, la alopecia es reversible si cesa la causa y, aunque se produzca la caída del cabello, si el folículo sigue siendo viable podemos tratarlo y obtener buenos resultados. Dentro de este grupo las más frecuentes son la alopecia androgenética, la alopecia areata y el efluvio telógeno.

La alopecia androgenética es la más frecuente y se estima que afecta al 45% de los hombres y al 10% de las mujeres de la población general. En el paciente vamos a encontrar una disminución progresiva del grosor de los folículos pilosos de algunas zonas del cuero cabelludo con un patrón frontoparietal que conocemos como la pérdida del cabello, que se observa en “las entradas y la coronilla” y que llevará a los folículos terminales a transformarse en vellosos y finalmente a caer. Durante este proceso, los ciclos foliculares se van haciendo progresivamente más cortos, con una disminución en la duración de la fase anágena o de crecimiento y con la consiguiente pérdida paulatina del cabello.

Como tratar la alopecia

En función del grado, el tipo de alopecia y las expectativas del paciente, el dermatólogo recomendará el tratamiento que mejor se adapte a cada persona y podrá constar de:

- Tratamientos de uso tópico para frenar la caída y fortalecer el cabello.

- Mesoterapia capilar.

- Plasma rico en plaquetas, PRP.

- Técnicas de micropunción con nuestro dispositivo Nanopore.

- Tratamiento sistémico: incluyendo fármacos, antioxidantes como la vitamina B6, B8 o el ácido ascórbico, minerales como el cinc, o el hierro, y aminoácidos como la cistina, taurina o metionina.

- Autotrasplante de unidades foliculares.

- Fototerapia o Terapia PAN.

En Mediderma tenemos soluciones para cada uno de los tratamientos mencionados anteriormente. En concreto, para la fototerapia capilar disponemos del Kavel Photolaser, un casco multifunción que combina terapia led con láser de baja intensidad cuya principal función es ayudar en el tratamiento de la alopecia y otras afecciones del cuero cabelludo.

El Kavel Photolaser combina tres luces led de diferente longitud de onda (roja, verde y azul), campo electromagnético pulsado y dos láseres de baja intensidad, con lo que obtenemos un efecto sinérgico en el tratamiento de los distintos tipos de alopecia. En función de la longitud de onda, se obtienen diferentes beneficios para el paciente. Con la aplicación de la fototerapia, vamos a conseguir mejorar la oxigenación del bulbo piloso, el metabolismo celular y la normalización de la secreción sebácea en el caso de que exista.

Dependiendo del grado de alopecia, podemos combinar los distintos procedimientos antes citados con sesiones de fototerapia con el Kavel Photolaser, siendo tratamientos totalmente compatibles, potenciando la acción de los suplementos alimenticios, los tratamientos de mesoterapia o de plasma rico en plaquetas, así como los tratamientos farmacológicos o incluso para mejorar los resultados de un trasplante capilar.

Para terminar, sólo añadir que el impacto psicológico de la pérdida del cabello puede ser muy severo, especialmente en mujeres, y puede afectar a la autoestima, provocar ansiedad, fobia social, etc. En Mediderma disponemos de un  protocolo para cada uno de los tipos de alopecia, siendo la fototerapia un método seguro, no invasivo y que ofrece muy buenos resultados.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *